Científicos de Indonesia desarrollan una nueva tecnología capaz de filtrar microplásticos del agua con sonidos subacuáticos.

A principios de 2022 se publicó un estudio en la revista científica Environment International con unos resultados que confirmaban la omnipresencia de los microplásticos, esta vez con proporciones elevadas en el torrente sanguíneo de veintidós donantes. Los más habituales eran polímeros PET, derivados principalmente de botellas de plástico.  Por suerte, nuevos avances científicos abren la puerta a paliar la presencia de microplásticos en el agua.

La última propuesta corresponde a la eliminación de microplásticos del agua gracias al uso de ultrasonidos. Se trata de un innovador prototipo desarrollado por investigadores de Indonesia.

¿Qué son los microplásticos?

Antes de nada, ¿qué son exactamente los microplásticos? La Comisión Europea considera microplásticos aquellos fragmentos de plásticos con un tamaño inferior a cinco milímetros. Además de los polímeros primarios, los microplásticos suelen contener aditivos funcionales que podrían comportar riesgos para la salud. De ahí que encontrar maneras de reducir su presencia en el medio ambiente se esté convirtiendo en una prioridad.

Un prototipo de limpieza de microplásticos del agua

Presentado en una conferencia de la Acoustical Society of America el nuevo prototipo de los investigadores indonesios del Institut Teknologi Sepuluh Nopember es capaz de concentrar los microplásticos presentes en una corriente de agua.

Los ultrasonidos empujan los microplásticos hacia el centro de la corriente en una tubería, donde pueden filtrarse. La tecnología preliminar es capaz de procesar hasta ciento cincuenta litros por hora, limpiando hasta un 58 % de los microplásticos en el agua. Las pruebas se llevaron a cabo con tres tipos de microplásticos, registrándose distintos niveles de eficiencia en cada uno de ellos.

Por supuesto, antes de empezar a aplicar este tipo de tecnología en entornos naturales, será preciso evaluar su impacto en la fauna marina, especialmente criaturas que dependen de la ecolocalización como los delfines.

Ultrasonidos para limpiar fangos residuales

En el marco de la economía circular, el aprovechamiento de los residuos como recursos se ha convertido en una de las grandes prioridades. Una de las alternativas más habituales es la reutilización de fangos procedentes de aguas residuales para producir fertilizantes.

Uno de los problemas de este tipo de residuos es la presencia de microplásticos, gran parte de ellos procedentes de los ciclos de lavadoras con prendas sintéticas. De hecho, se estima que hasta un 8% de los microplásticos que acaban en los océanos proceden de la industria textil. A su vez, cuando los fertilizantes procedentes de fangos residuales se emplean en agricultura, los microplásticos pueden acabar contaminando los terrenos.

Para evitar esta situación, un grupo de científicos de la Universidad Politécnica de Valencia ha presentado una tecnología para eliminación de microplásticos en plantas de tratamiento de aguas residuales, también conocidas como EDAR. En su caso, han utilizado ultrasonidos en la frecuencia de 80 kHz con lo que han logrado retirar hasta un 48 % de los microplásticos PET presentes en los fangos.  

Tanto esta tecnología como la demostrada por los científicos indonesios se encuentra aún en una fase muy preliminar, ya que el uso de ultrasonidos para la limpieza de microplásticos data apenas de principios de esta década.

Filtros de microplásticos con tecnología laser

Además de las novedosas técnicas de ultrasonidos, se están explorando nuevos filtros que podrían tener aplicaciones industriales y domésticas. Uno de ellos es el que ha presentado recientemente el Fraunhofer Institute en Alemania, que recurre a la tecnología láser para crear un filtro inédito.

Los investigadores germanos utilizaron un láser de pulso ultracorto para perforar cincuenta y nueve millones de agujeros de apenas diez micrómetros de diámetro en una lámina de acero. Tras probarlo con agua contaminada con partículas de plástico procedentes de impresoras 3D, han trasladado la tecnología a una planta de procesamiento de aguas residuales donde se está evaluando en condiciones reales.

Mientras la ciencia va buscando soluciones para este reto, puedes reducir tu huella de microplásticos apostando por prendas de tejidos naturales y el uso de envases reutilizables, entre otras medidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *