El ruido es un mal «silencioso» para los trabajadores del sector minero, especialmente si las operaciones son en minas subterráneas, debido a que la sordera aparece en cuestión de años. Las políticas de seguridad apuestan por los equipos de protección personal indicados según la actividad y los controles médicos anuales.

El ingeniero Carlos Julio Macías hizo una investigación titulada «Factores de pérdida auditiva en trabajadores expuestos a ruido en la minería subterránea de la empresa PROMINE CIA. LTDA. y desarrollo de medidas preventivas», en la que precisa cuáles son los efectos del ruido sobre la audición de los trabajadores.

«Un ruido brusco e intenso puede provocar una disminución de la capacidad auditiva, pudiendo llegar a producir una rotura de tímpano. Sin embargo, son más importantes, dado que afectan a mayor número de personas, los efectos auditivos de ruidos menos intensos, pero más persistentes, ya que pueden provocar alteraciones a medio y largo plazo sobre el oído», preció Macías.

Otros efectos del ruido no relacionados con la sordera son los respiratorios, la frecuencia respiratoria puede aumentar súbitamente ante la exposición al ruido; los cardiovasculares, debido a la hipertensión arterial causada por el ruido molesto; y digestivos, como sucede con las úlceras gastroduodenales y la acidez estomacal.

Otros efectos son los hormonales, cuando el ruido puede provocar modificaciones en el normal funcionamiento de diversas glándulas como hipófisis, tiroides, suprarrenales, etc.; y alteración del sistema nervioso a través de los trastornos del sueño, inapetencia sexual, irritabilidad, etc.

Otros efectos adversos del ruido son:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *